Consideraciones sobre el 2020

Sentémonos un momento.

Feliz Navidad o feliz día, simplemente.

Es época de compartir y de reflexionar. Los balances de fin de año nunca han pesado tanto y cuesta, pero hay que hacerlos.

Nos gustaría expresaros un par de reflexiones, que consideramos muy necesarias a estas alturas de la vida, y atrevernos después a ofreceros un listado de motivos por el debéis celebrar la Nochevieja.

En este preciso momento, mientras nuestros comensales están disfrutando de un menú especial para este día, 25 de diciembre 2020, con Sinatra de fondo y unas nubes que marcan un bucólico gris, idóneo para estar al cubierto, con una buena copa de vino y un plato de chuletón madurado a la brasa con pimientos najeranos, por escoger uno de los magníficos platos que desfilan hoy por el comedor.

«La adversidad tiene el don de despertar talentos que en la prosperidad hubiesen permanecido durmiendo.» (Horacio)

Nos quedamos completamente con esta gran frase de Horacio, porque nos hemos despertado. Nos hemos dado cuenta de que nos podemos quejar menos, podemos trabajar y brillar más, podemos aprender y ejecutar cosas nuevas. La adversidad ha tenido el efecto contrario al bloqueo, razón por la que debemos estar siempre agradecidos.

Vivir el presente.

Esta escueta perífrasis -contundente en su fondo- nos pertenece un poco de todos. Es una reflexión necesaria, porque también hemos aprendido que los momentos con los seres queridos se pueden buscar y disfrutar todos los días.

«Es muy difícil encontrar el equilibrio con las personas y entregarles el corazón, pero sin romperse uno mismo.» (Un experto en Recursos Humanos que nos visita a menudo  y cuya identidad os revelaremos solamente cuando nos ofrezca un curso de mindfulness)

Al final del día, es importante dar, ser fiel a uno mismo y no arrepentirse de mostrarse frágil. Ahí está esta pandemia, para recordarnos que no tenemos nada bajo control y que las personas que siempre buscan un culpable externo terminarán encontrando al verdadero culpable de lo les ocurre en el reflejo de un espejo o de un río.

Estamos aprendiendo mucho sobre la vida y eso solo puede ser algo estupendo, aunque las circunstancias hagan sufrir.

Dicho todo esto, por supuesto que lo mejor que podéis hacer para finalizar el año es tomar la decisión de vivir Tondón, más que nunca.

Menú 31 de diciembre, Nochevieja

Comer, beber y disfrutar puede ser posible, con todas las medidas de seguridad.

Os merecéis Tondón porque:

  • es un lugar con alma y todos necesitamos un gran abrazo ahora mismo.
  • es una experiencia única, que se puede ajustar a cada uno, como un guante.
  • es una fiesta segura, porque se celebra la vida, con todas las medidas que tenemos que tomar ahora mismo.
  • es la mejor manera de decirle «adiós» a 2020.
  • decir #yosoytondon siempre ha sido una especie de orgullo de pertenecer a un lugar en el que la palabra «especial» cobra sentido.

¡Os esperamos!